Se entregaron los Premios Carlos Pellegrini

Una nueva edición de los Premios Carlos Pellegrini tuvo lugar en el mítico Hipódromo de San Isidro, en las afueras de la Ciudad de Buenos Aires. Este espacio, donde se celebra la mayor competencia de la hípica de nuestro país y uno de los más tradicionales del mundo, el Gran Premio Carlos Pellegrini, se vistió de gala para reconocer el trabajo de los mejores productores y jockeys de este deporte.

Entre las categorías más relevantes a definirse en la ceremonia, fue la del “mejor jockey del año” la que convocó a algunos de los nombres más reconocidos del turf, no solo por su cosecha de victorias en grandes premios, sino también por su conducta y el respeto a la tradición de esta disciplina. Otro de

los premios otorgados correspondió a dar reconocimiento al talento joven más prometedor, con la elección del “mejor jinete aprendiz”, un voto de confianza a los jockeys que recién se inician y han demostrado grandes condiciones en los escenarios de San Isidro y Palermo.

Sin dudas, otra de las categorías más esperadas fue la de “caballo del año”. Un duro proceso de selección definió a los tres caballos y yeguas finalistas que participaron de la premiación. Es de esperar que el galardón incremente sensiblemente el valor de mercado de estos pura sangre.

Finalmente, llegó el turno de brindar el merecido apoyo de los referentes de la hípica nacional a quienes trabajan arduamente fuera de la pista. Las categorías de mejor entrenador y mejor haras-criador, reunieron a algunos de los productores de mayor prestigio dentro del universo de las carreras de caballos, como Haras La Providencia, Haras Firmamento y Haras La Quebrada. El premio constituye, además de un apoyo importante a los éxitos obtenidos durante la temporada, una promoción de sus servicios para potenciales inversores en el mercado.